Saltear al contenido principal

Empresarios lagartijas

Los empresarios no nos desanimamos a la primera. Somos como lagartijas apedreadas; sabemos correr, escondernos, defendernos y estar alerta.

Volver arriba